DESMONTANDO LA PROFECÍA

Está de moda deconstruir. Hagámoslo.

“La Profecía de la Estrella, una mitología inventada” es un proyecto pictórico inspirado en la Carta de la Estrella del Tarot de Marsella, partiendo de la idea de que el que la dibujó, allá en el siglo XVIII, estaba profetizando el nacimiento de una heroína mitológica para la Era de Acuario.

La nueva era, la Era de Acuario fue reivindicada en los 60th por los hippies para hablar de una nueva era en la que el amor triunfará sobre el odio, la luz sobre la oscuridad. Hay quienes apuntan que esa toma de conciencia de los 60 viene de la mano de tormentas solares, abundantes en esa época, como ahora y que estimulan la glándula pineal haciendo que se expanda nuestra conciencia y nuestras sinapsis cerebrales.

Esta idea de la relación del glándula pineal con la mente la expone Descartes en sus “Pasiones del alma”, otro libro que tampoco he leído.

Probablemente carece de fundamento científico esta relación tormentas solares-glándual pineal, aunque ¿quién sabe?, ahora mismo las tormentas solares tiene en alerta a los científicos y las personas, cada vez más críticas, no están dispuestas a vivir en la ignorancia frente a los desmanes de los poderosos.

Ya he expuesto en más de un lugar de este blog, la esperanzadora cita del Zohar, uno de los libros sagrados del judaísmo, hablando de una era dorada de comprensión y de secretos desvelados. Mientras el occidente que conocemos peligra en aras de una crisis y el planeta se ve devastado por una superpoblación humana sin precedentes, es bello confiar en esta esperanza y lanzar al aire el mensaje positivo de un universo que se renueva.

La nueva era no es más que un fenómeno astronómico ligado a la precesión de los equinoccios y al Año Platónico. Un computo del tiempo sideral antiguo. Conocimientos sobre el movimiento de los astros y sus ciclos derivados de los estudios de Hiparco de Nicea y Eratóstenes entre otros, en esa Grecia clásica cuna del pensamiento científico occidental. Antiguamente esta observación fue importante, hoy, los modernos astrónomos miran ahora hacia cotas más elevadas.

Las constelaciones no son otra cosa que dibujos trazados por el hombre partiendo de la supuesta proximidad de dichas estrellas. La Unión Astronómica Internacional (IAU) reconoce 88 constelaciones de las cuales las doce del zodiaco, trece, si contamos Ofiuco, trazan la línea de la eclíptica. Antiguamente se computaban solo 48.

Los mapas estelares varían de una cultura a otra, nosotros occidentales derivamos nuestros modernos mapas de los conocimientos de Mesopotamia y el Valle del Nilo. Nada que ver con el cielo en China o en la América precolombina.

En cierto modo este proyecto no deja de ser algo similar al trazado de una agrupación de estrellas. Unir los puntos (datos) luminosos en un dibujo diferente para crear una nueva constelación.

Cuando acabe de pintar los 17 cuadros, tardé 9 meses como una gestación (dos años más tarde, mes y medio en retocarlos), los colgué en mi estudio:

estudio

 

Comencé a descolgarlos y desordenarlos, buscando nuevos órdenes y nuevos mensajes, a ver que más había contado.

Encontré tres líneas de interpretación básicas que supongo componen mis motivaciones inconscientes:

El paso del Mito y el Logos. Es un concepto que recuerdo de la filosofía de COU, cuando estudiábamos el inicio de la filosofía griega que se definía con la separación del pensamiento mítico del racional.

Y el Héroe como aglutinador de la proeza.

Empecemos con el mito

EL MITO

secuencia mito
EL MITO

La intención de hacer un estudio sobre el concepto divinidad a través de los ojos de la astronomía, la arqueología y su unión con las mitologías comparadas. Ampliamente desarrollado en la fase de reflexiones previas. Sin intentar, obviamente, entrar en disquisiciones metafísicas. El tríptico de “Lo de arriba igual a lo de abajo” definiendo el contexto mítico en el espacio y en el tiempo, con la llegada del Avatar concebido por energía divina o cósmica, por esto el rayo que emana de la espiral, llega a la Tierra y encuentra el vientre fértil de la danzante. La infancia, marcada por el juego, de ahí la composición voladora al estilo de Chagall, salvando las distancias, por supuesto. También quise pintar los nuevos símbolos. La sempiterna espiral, la energía que emana del corazón de la misma. La diosa acuariana jugando a nutrir a la sedienta leona, su opuesto zodiacal. La madre auspiciando el juego, y el fénix, debajo, protegiendo la regeneración.

EL LOGOS

secuencialogos
EL LOGOS

El grito ecologista, feminista y optimista la visión política de este asunto. Con la que más comulgamos todos.

Somos agua. Como lo hemos olvidado, la estamos degradando hasta sus límites y en consecuencia hemos roto el ecosistema. “La Tierra podrida” me resulta siempre demoledor. El agua contaminada, igual que el aire, el sol diminuto, inaccesible, sin luz. No hay una gota de vida…

Se están escribiendo ríos de tinta sobre el cambio climático, una corriente “esperanzadora” habla de que probablemente toca en los ciclos de la Tierra, un calentamiento global.

Ha habido otros,  al final del Pleistoceno, hace 11.000 años, el planeta soportó un incremento del CO2  que supuso el final de las era del hielo, en plena era de Leo, el opuesto a Acuario. Aquí podemos ver una vez más la ley del péndulo, algo que hizo el planeta solito, sin necesidad de nuestra ayuda.

Hace millones de años hubo periodos de niveles infinitamente más altos que ahora, como en el Cretácico. Desafortunadamente, nuestra forma de vida está ligada a un nivel que en breve superaremos, nos debemos a un cierto equilibrio de la biosfera, no somos reptiles, ni insectos, sino mamíferos. Somos una forma de vida concreta del Holoceno, si nos encontrasemos con nuestra abuela Lucy, no tendríamos de que hablar con ella, somos Homo Sapiens Sapiens, tenemos que respirar este aire para ser así y comer la comida propia de este tiempo. El planeta seguirá adelante, sin duda, a no ser que colisione con cualquier escoria estelar, pero que nosotros sigamos es lo que peligra. Quizá sea el planeta el que cambie, pero lo hará más rápido si nosotros le ayudamos. Carezco de conocimientos científicos.

No he querido hablar del cambio climático en este proyecto,  aunque esté ahí, quizá porque lo veo más lejano, sino del agua. Algo mucho más drámatico y acuaciante, a mi modo de ver, la fuente de vida, de lo que somos. Se está degradando a un ritmo delirante y los intentos de freno son escasos. Cada vez se necesitará más agua en un futuro, cuando seamos 9.000 millones, en 2050, ¿en qué estado estará?.

La científica de mis cuadros está en el futuro, en Acuario pleno, 2150, según la IAU investiga encontrando una cura, el líquido vivificador de sus probetas, la renueva con su saber, movida por su compasión y su tristeza, es importante la compasión en este discurso. La empatía.

Hemos perdido en pro de la individualidad desmedida, promovida por una competitividad sin límite, el sentimiento de comunidad. Eso es lo que nos está llevando a este desastre. El hombre, dicen los antropólogos, solo evoluciona en comunidad, apoyándose en el conjunto. Esta es otra de las grandes verdades a las que el occidente del siglo XXII da la espalda. Contaminamos sin tino, incluso los mas conscientes de ello, no queremos renunciar a las ventajas de esa degradación sin límite. Ningún ecologista recalcitrante cuando enferma pasa de ir al médico a que le cure y dejar que la Naturaleza siga su curso. Todos vivimos de más. Somos muchos de más y vivimos de más. Y los que vengan después que arreen porque queremos viajar en avión, ir en coche al bar de la esquina, beber agua embotellada, usar aire acondicionado, jugar al golf en el desierto, tirar la comida que se pudre en nuestras neveras y comer naranjas en verano, aunque las traigan de Sudáfrica. No renunciamos a nada. En fin.

La Tierra vuelve a ser verde tras la cura, porque existe una posibilidad de un futuro diferente con la incorporación de la mujer al mundo que cuenta, que gobierna, construye e investiga. Hasta aquí hemos llegado en manos de los varones, si es cierto que ahora llega el tiempo de la incorporación de las mujeres, espero, espero, espero que lo hagan distinto. Espero que los hombres las escuchen en los futuros equipos de trabajo y espero que ellas tengan algo nuevo que aportar en aras de su diferencia, y espero  que juntos sepan actuar de otro modo. Un modo mejor. El futuro es mujer.

Esta visión se la quiero dedicar a mi madre. Lucy en el cielo con ojos de diamante.

EL HÉROE

secuenciadel heroe

EL HÉROE

Claramente es la que más delata la niña que hay en mi. La visión del mundo del TBO, las lecturas que me iniciaron, como a tantos otros, en el mundo de la literatura. Del héroe del cómic y de la ciencia ficción.

Un daño tan grande solo puede ser reparado por un superhéroe dispuesto a sacrificarse por los demás.

ICONICIDAD DE LA ESTRELLA

La interpretación de la carta del Tarot, el mensaje de esperanza de una divinidad compasiva que se preocupa por nosotros. “Bajará en una estrella y curará el agua”.

tres estrellas
ICONICIDAD DE LA ESTRELLA

Reconozco que el asunto es ingénuo.

La necesidad del optimismo, de una promesa de futuro en un mundo que navega a la deriva.

Volviendo al mito. La Estrella, el enlazador de mundos, tejiendo una nueva posibilidad. Esta vana esperanza de que el Universo es inteligente en una medida diferente a la nuestra y de que estamos conectados a una “conciencia” que no nos olvida y nos manda avatares.

Si pensamos en la naturaleza de estos avatares, estamos hablando de seres concebidos de energía pura en el momento en que se abren ejes, túneles, portales interdimensionales en el momento de las precesiones. Estos “dioses” llegan y desarrollan una conciencia superior que nos vuelve a remitir a tomar conciencia de ser Uno con el Todo. De no ser una parte suelta de la Naturaleza, un nuevo lazo, un nuevo pacto moral… . Me gustaría poder creer en estos avatares.

Dicen los científicos que la tabla periódica de los elementos es la que es, que ningún elemento nuevo llega del espacio, tiene sentido en esta medida de ser uno con el Cosmos, de estar hechos de materia estelar. Nada hay nuevo. Todo es lo mismo en los márgenes de nuestra percepción.

Mi mente racional me hace creer en la absoluta indiferencia de la Naturaleza y en la improbabilidad de una divinidad con una inteligencia ordenada que traza planes y observa pautas periódicas. Supongo que en lo único en lo que creo es en la Fuerza que tan bien fabula George Lucas, una Energía de la que todos participamos, que hace que el Universo se expanda en espiral. Soy hija de mi tiempo, aunque como dice uno de mis mejores amigos,  con una buena dosis de surrealismo folklórico.

la mujer y la cienciaFUTURA ESPERANZA

Supongo que la verdadera esperanza radica en estos cuadros, en la ciencia y en un modo de hacer diferente.

I+ D +i, en inglés R&D.

Investigación, desarrollo e innovación. Research and development.

¡¡¡Bordémoslo en nuestros sujetadores, amigas!!! y si alguno se lo quiere bordar en los calzoncillos, bienvenido sea… Hay un modo diferente, estoy segura de ello.

Anuncios

2 thoughts on “DESMONTANDO LA PROFECÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s