ORIGEN

La estrella de Isthar.

En 1983 en plena adolescencia, compré mi primera baraja de Tarot, cuando unotiene las curiosidades más vivas y empieza a buscar respuestas en todas partes, incluso más allá de los cauces convencionales. Ahí entra la magia. La ciencia igual que la magia busca respuestas para entender la realidad. La magia además nos permite soñar con lo que la ciencia no permite.

Pretendemos que la ciencia busque certezas, leyes, que A+B sea inevitablemnte e inmutablemente igual a C, muy decimonónico. En cambio la ciencia no cesa de salir de su asombro por lo ilimitado de la realidad, por un lado el Universo infinito y por otro la materia que reducida a sus partes más elementales, más pequeñas, nos plantea otro universo en miniatura tan inconmensurable o más que el otro, en el que las dimensiones crecen y las posibilidades de materia, antimateria, energía oscura, etc nos llevan por derroteros filosóficos.

La magia pretende emular a la ciencia en eso, persiguiendo que una serie de causas produzcan efectos. Frazer al comienzo de la “La Rama Dorada” lo expresa divinamente, pero también nos conduce a la primera máxima délfica, “Conócete a ti mismo”.

Compré aquella baraja, por juego, buscando certezas, “adivinar el futuro”, como si eso fuera posible. Ya lo dice Yoda en Star Wars, “el futuro siempre en movimento está”. Desde entonces siempre he tenido un Tarot cerca. He ido profundizando en su estudio, en sus secretos. Y me han ido descubriendo un camino de conocimiento ya que son un compedio de arquetipos, filosofía, mitos e historia fascinante. Trascienden el juego en si de muchas formas.

Estudiando las láminas establecí relaciones, muchas comunes con otros estudiosos, otras de  mi propia cosecha, con muchos de los dioses de la antigüedad, relacionando el nivel icónico (al final de la entrada acerca de la Historia del Tarot, los enumero), con sus doctrinas y con los signos zodiacales.

MApa del Imperio Romano

A finales de los 90 oí hablar por primera vez de este asunto de los eones zodiacales y del Año Platónico, de una tradición milenaria y mística que hablaba de que en cada cambio de era astronómica se encarnaban avatares estelares para crear nuevos sistemas espirituales, incluso de pensamiento, todo ello ligado al fenómeno astronómico de la precesión de los equinoccios. Del tránsito que estábamos pasando en este momento, como cada 2000 años, de la Era de Piscis, a la Era de Acuario, con la convulsión social y espiritual que aparejaba.

Analicemos un poco el mundo del anterior tránsito, cuando cambiamos de Aries a Piscis. En los alrededores del año 0.

Un cambio de eón no ocurre de un día para otro, de hecho, si el retroceso aparente a través de la eclíptica se mueve un grado cada 72 años, el tránsito de una era a otra es de varias centurias para poder decir que la eclíptica coincide al 100% con el ecuador celeste sobre una nueva constelación zodiacal.

Por un lado, alrededor del 500 a. C. toda la revolución de la filosofía griega que pone fin al modo de pensar de la antigüedad y da origen al primer germen de la filosofía, la política y la ciencia, el pensamiento racional que se irá desarrollando a lo largo de la era.

También observé en Asia otros muchos avatares, Buda, Confucio, Lao-Tse, todos ellos alrededor del Siglo IV a. C… que suponen un paso adelante con las anteriores religiones.

La Virgen del Pez de Rafael

Pero para nosotros, occidentales, él mas relevante es el nacimiento de Jesucristo, que llegará incluso a cambiar el calendario, ya cayendo en Piscis pleno.

Cuenta la leyenda que cuando José de Arimatea llevó el mensaje de Cristo a los bárbaros celtas, los druidas lo acogieron con respeto, conscientes de que la era de Aries concluía para dar paso a la de Piscis. Ellos esperaban el nacimiento de un nuevo avatar y eran conscientes del ocaso de sus creencias. Dicen que por eso el cristianismo se asentó tan bien en el Imperio romano, porque las castas sacerdotales esperaban esa llegada. En su tiempo circulaba la profecía de que con el cambio de era nacía un nuevo Dios. Mitra competía con el recién nacido cristianismo en adeptos, otro de los cultos en voga de la época, una religión muy popular pero que contaba con un grave error de base ya que excluía a las mujeres, cosa que el cristianismo no hacía. Añadamos además que Mitra era un Dios antiguo, uno de los muchos dioses del eón ariano, como Amón, Dioniso o Cernunnos. Sus misterios hablaban de la capacidad de Mitra de empujar a la constelación de Tauro en el cielo para dar paso a Aries, una divinidad totalmente relacionada con la precesión. Y ese era precisamente el eón que se dejaba atrás.

El concepto de divinidad da un giro radical. Se abandona la naturaleza salvaje, los dioses irracionales, vengativos e instintivos, por divinidades compasivas que se sacrifican y creen que el hombre se puede elevar por encima de sus pulsiones. El pensamiento aboga por lo mismo. Muere el mito y nace el logos.

No obstante la historia demuestra que la guerra, la violencia, la ambición siguieron ahí. La naturaleza depredadora del hombre no hay divinidad, ni corriente del pensamiento que la encauce.

Esto me llevó, como amante de la arqueología a analizar también las religiones y la historia de los anteriores eras, algunas sumidas en la noche de los tiempos.

Gruta de Gargas (Alto Pirineo)

Expuesto de manera esquemática, aproximada y forzando mucho los datos, el devenir de los eones ligado al tiempo del hombre y de los mitos quedaría así:

2150 d.C. a 4250 d.C. Era de Acuario, esta fecha es la dada por la Unión Astronómica Internacional, en pleno siglo XXII, la fecha del año platónico para el inicio de Acuario. Hay muchos esoteristas que han dado otras. Yo prefiero optar por la astronómica.

Año 0 o 60 a. C. a 2150 d.C.  Más o menos. Era de Piscis. El tránsito de Aries a Piscis es el más documentado. Hay una profecía de la Sibila de Cumas.

2200 a. C. a 60 a.C. Era de Aries. Es la era de Pan, de Dioniso, de Cernunnos, de Amón. De Mitra venciendo al Toro. La mitología griega y romana está llena de cabras, carneros, faunos de pies de cabra y pastores.

4380 a. C. a 2200 a.C. Era de Tauro. En Egipto el buey Apis, venerado en las primeras dinastías. En Creta, alrededor del 3000 a. C. el Minotauro. Hay muchos toros en la mitología. Se construyen las pirámides. Se observan, veneran y estudian las Pléyades (Mul-Mul en Mesopotamia, la constelación más anigua estudiada por el hombre), Orión y Sirio, la estrella más luminosa después del Sol, llena de historias sorprendentes. Todas ellas constelaciones cercanas a Tauro que levantarán una gran fascinación.

6540 a. C. a 4380 a. C. Era de Géminis. Hablaría del nacimiento de dioses gemelos…Pero a partir de aquí nos perdemos en la noche de los tiempos, estamos en épocas oscuras, sin apenas testimonios, solo podemos entrar en la especulación. Primeros documentos escritos, inicio de la Historia en ese sentido. Se construye Stonehenge, de lo que se deduce que se observa el cielo con mucha atención. Empezaría el periodo predinástico en Egipto. Todas las deidades egipcias antiguas hablan de dioses duales, Geb y Nut, y sus hijos Isis, Osiris, Seth y Neftis. Hermanos y esposos. Dia y Noche. Bien y mal.

8700 a. C. a 6540 a.C. Era de Cáncer. El Cangrejo, de esta era no he sacado nada en claro. En el zodiaco de Dendera sale representado la constelación del cangrejo, y en Mesopotamia también, relacionado con el dios Anu, Alu-Al. Pero no encuentro cangrejos de los que hablar en un tiempo tan antiguo. En este asunto es la era que más se me escapa. Me tiene fascinada la imagen de esta diosa anatola encontrada en una de las ciudades más antiguas de la humanidad, Çatal Hüyük, una Cibeles-Astarte primitiva. Una mujer sentada en un trono de leones, más concretamente leonas. Esta datada en el VII milenio a.C. Pero evoca más a Virgo o a Leo. Dicen que en esta época se desertifica el Sahara.

10.860 a. C. a 8700 a.C. Era de Leo. Aquí me referí en la entrada acerca de las pirámides. Terreno resbaladizo. Desde un punto de vista científico se habla de la Revolución del Neolítico en este periodo. El inicio en el Creciente Fertil, Valle del Nilo y del Eufrátes y el Tigris, de la agricultura y la ganadería. La cuna de la civilización. También hay indicios de esta Revolución en Asia y América. Es época de grandes inundaciones.

13.020 a. C. a 10.860 a.C. Era de Virgo. Me gusta detenerme aquí. En cierto modo es nuestro comienzo. El final de la era de Virgo y comienzo de la de Leo. Cuando acaba la glaciación, nuestra especie se constituye morfologicamente como somos ahora. Las eras anteriores a Virgo la Tierra estaba dominada por el hielo. Éramos más primitivos, en cierto modo, eramos otro “bicho”. Aunque un bicho que adoraba la fertilidad y a buen seguro que en la oscuridad de la noche miraba el cielo estrellado pensando que los dioses habitaban ahí. No obstante al hablar de Virgo he de hablar de La Espiga de Virgo, su estrella más luminosa, una de las estrellas más veneradas por el hombre.

Supongo que por esto creo que solo llevamos medio año platónico. Y que para que se cumpla un ciclo de 25.000 años, debe pasar otro tanto.

Todos estas deidades mantienen un origen marcadamente solar.

Tarot de Marsella
Aracno XVII

Expuesto lo anterior, analicemos nuestra época. El tránsito de Piscis a Acuario.

Al igual que pasa en los alrededores del anterior cambio de era, un par de siglos antes de nuestro tiempo, el pensamiento se agita y da un salto. Algo muy parecido a lo que ocurrió en Grecia.

Dicen que todo empieza con la rebelión de Cronwell (1649), sigue con la Ilustración (finales del XVII y XVIII) y la Revolución Francesa (1789), culminando con la Revolución Rusa (1917).

Una serie de pensadores, mayoritariamente alemanes y franceses, revisan la idea del hombre. Por primera vez se habla de igualdad sin importar la cuna. Se redacta la declaración de los derechos del hombre. Los americanos del Norte, tras independizarse, redactan una Constitución modelo en la que se reclama el derecho a la felicidad. Y lo más significativo, estas revoluciones desembocan en la liberación de la mujer. La mujer se independiza, se libera de la tutela paternal del hombre y se le van otorgando los mismos derechos civiles.

A nivel espiritual en occidente las religiones del Libro prevalecen, pero se vive la muerte de Dios, o al menos una marcada indiferencia, sustituido por el culto a la ciencia.

Por otra parte el budismo, a raiz de la invasión China a Tibet en los años 50, se expande por el mundo. Es una religión que cae muy bien en el espíritu moderno ya que, en si misma, no preconiza ninguna divinidad. Habla del camino de enmedio, conceptos que recuerdan las viejas máximas del Oráculo de Delfos: “Nada en exceso” y “Conócete a ti mismo”. Promete la felicidad, la iluminación. Gracias a esta conexión con Asia, entran en Europa nuevas disciplinas, Yoga, Taichí, Kung-Fu, Acupuntura, Ayurveda… Hablamos de bioenergía por primera vez desde la época de los druidas. En cuanto a Acuario, nadie dice nada. Aunque a partir de los 70 se habla de la Nueva Era, y hasta Coca-cola, al final del XX, desarrolla una bebida, Aquarius, nadie habla de los viejos mitos, de las viejas historias que narran que vuelva a ocurrir una encarnacion estalar. Solo la novelista Katherine Neville en “el Círculo Mágico”y Aleister Crowley en su tratado “Magick” lo desarrollan. No he leido a Helena Blabatsky, así que no puedo afirmarlo, aunque creo recordar que ella también lo postula.

Se cita al Zohar, uno de los libros sagrados judios, en el que se cuenta de la nueva era: “…Una era dorada en la que se desvelarán todos los secretos ocultos”. También de la segunda venida de Jesucristo y del Maitreya budista, pero no en este tiempo.

Volviendo a mis observaciones y análisis de la baraja. El Tarot alude a varios avatares de otras eras, algunos claramente ralacionados con sus equivalentes zodiacales.

En la carta del Diablo, se evoca a Dioniso y a Cernunnos.

Odín atado al árbol Ygdrassyl durante 9 días y 9 noches recibe las runas

La carta del Colgado, el hombre maniatado suspendido de un pie, habla del sacrificio de Cristo en el Gólgota, de Odín en el Ygdrassil atado al árbol durante días y recibiendo las runas, de Buda renunciando a su reino y meditando bajo un árbol semanas, hasta conseguir iluminarse, alcanzar el nirvana recibiendo las Cuatro Nobles Verdades.

La carta de la Papisa habla de Isis y de la leyenda de las mujeres que dan a luz sin necesidad de varón.

La Fuerza nos habla de la doncella domando al león, la ninfa Onfale encadenando a Hércules o la preCibeles primitiva de la Anatolia

Son muchos avatares de diferentes eras, Crowley establece esta relación entre el Tarot y los eones y la desarrola en su Tarot de Thoth.

Y la Estrella, simbolizando claramente a Acuario, con un icono similar al del Zodiaco de Dendera.

En las descripciones que encuentras en los manuales más doctos de la carta de la Estrella siempre hablan de su capacidad para regenerar el agua o las ideas:

“…El agua que cae en la tierra nutre alguna semilla que yace dormida en ella. El agua de la otra jarra es ahora aireada y purificada, fluyendo de nuevo al arroyo para revivificarlo y rellenarlo…” Jung y el Tarot de Sallie Nichols.

“… una doncella desnuda, arrodillada junto a un estanque, que vierte en el mismo el contenido de una jarra de oro, de la que sale un líquido vivificador del agua estancada…” Diccionario de símbolos de Juan-Eduardo Cirlot.

“… vierte en dos recipientes las agua de la vida, lo cual simboliza la agitación de nuevas ideas y la introducción de nuevos conceptos…” El Tarot de Stuart R. Kaplan.

“… La mano izquierda, que cuelga hacia abajo, sostiene una copa de plata con la que también derrama el licor inmortal de la vida… Lo vierte sobre el punto de unión entre la tierra y el agua…” El libro de Thoth de Aleister Crowley.

“…. Es posible que una de esas jarras sea receptiva y capte la energía del rio azul, y la otra vierta una luz estelar…” La vía del Tarot de Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa.

Todos los autores coinciden en su relación con Acuario. Crowley la eleva a la categoría de Diosa aunque ni él, ni los demás hablan del Avatar acuariano. Camoin en su web, a raiz del trabajo de restauración del Tarot de Marsella emprendida con Jodorowsky, habla de la relación de la Estrella con María Magdalena y la estrella Sirio en la constelación de Can Mayor. Pero nada dicen del eón por venir.

Estrella del Tarot Bembo
S. XV
Primer Tarot

Analizando la lámina, sus símbolos, parece que hablan de ello.

Ya de paso, con estas conclusiones, desarrollaré una nueva teoría de interpretación de la baraja. Otro Arcano (secreto) más a añadir a los anteriores, interpretando la visión que tuvo el desconocido que diseñó la lámina, alla en el Siglo XVIII el Tarot de Marsella. En el Tarot Bembo no tiene nada que ver con la doncella acuariana.  La historia cuenta que Nicolas Conver imprimió el Tarot de Marsella en 1760, pero nada sé acerca del señor que las diseño, de que lo llevo a variarla tanto comparada con la del primer Tarot. Además la hoja Cary, abre nuevos interrogantes

Siempre he querido pintar mitologías, pero ¿por qué no inventar una propia?, ¿por qué no fabular el nacimiento de la Estrella?. Y esto hice. Jugar un poco al antropólogo, al mitólogo y al místico haciendo un estudio de mitologías comparadas uniendo el Tarot a ello e inventando un nuevo mito que me sirviese para desarrollar una serie de cuadros al óleo.

Por otra parte, la principal motivación que me llevó a desarrollar esto, es mi inquietud por otro de los “grandes avances” del Siglo XXI, una contaminación desmedida en aras de una explosión demográfica sin precedentes. Así que durante el verano de 2011, cuando leí en la prensa la advertencia acerca del contenido en metales del agua, establecí esta relación.

Somos agua, el 75% de nuestro cuerpo lo es. Si ese agua está llena de metal, nunca ha sido tan necesaria la labor de purificación del agua de la carta de la Estrella. ¿Y si el que diseño las cartas que Nicolas Conver imprime en 1760, en plena Ilustración, lo que hace es profetizar al Avatar de Acuario, el que curará el agua?. ¿Y si ese es otro de los secretos encerrados en el Tarot de Marsella?. Los grandes cambios en la sociedad crean una situación propicia para que el Avatar acuariano pueda ser femenino. El futuro es mujer.

La situación política tan confusa, con una degradación del planeta tan grande, pide un nuevo sistema de valores, una vuelta a conectar con lo más evidente, el sentimiento de comunidad, de ser parte de algo, ya que la carrera del individualismo desmedido no conduce a nada bueno porque necesitamos al conjunto, el hombre solo evoluciona en comunidad, y esta comunidad humana es parte del planeta, no somos visitantes, somos el planeta mismo. Somos uno con el todo, aunque nos empeñemos en hablar de la naturaleza en tercera persona somos parte de ella, de Gaia. Nosotros somos la naturaleza. Somos materia estelar.

Y por otra parte, la necesidad de alzar mi voz uniéndome al grito ecologista. Otro modelo es posible. La sostenibilidad es un camino. La ciencia tiende puentes hacia el futuro para que el equilibrio de la biosfera nos siga permitiendo existir en él. ¿Las mujeres, las científicas  y políticas del futuro, construirán un modelo diferente?. ¿Acaso no puede ser la Estrella del Tarot la futurista científica que con su fórmula dorada curará el agua?. Una metáfora de redención, de esperanza,  de fe en la ciencia y porqué no, en la espiritualidad.

Todo cabe en la Estrella. Incluso la infantil necesidad que habita en mi corazón del héroe bondadoso que nos redime y nos salva de tanto desastre.

2 thoughts on “ORIGEN

  1. me pareció muy acertada su investigación , espero poder recibir de usted mas conocimiento y compartirle el mio , soy un gran humanista y la especie humana es mi pasión , ya que soy medico conozco esta especie .
    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s